Islas del Rosario en Colombia

Hace años pude disfrutar de uno de los destinos que  me acompañarán en mi memoria para siempre. Fue durante un viaje a Colombia cuando decidimos que pasaríamos alguna noche en las Islas del Rosario.

Islas del Rosario - Objetivo Destino (64)

Durante los preparativos alguien del entorno, que casualmente había disfrutado meses antes de este viaje, nos advirtió que no deberíamos perdernos esta excursión. En aquel entonces también nos recomendaron que no informáramos al hotel de nuestra corta deserción puesto que probablemente podrían hospedar a otros huéspedes en nuestra habitación del hotel. Problemas de overbooking, ¡qué tiempos!

Preparadas para la aventura y con poco peso en las mochilas emprendimos camino hacia uno de los mejores momentos que viviríamos en esta parte del Caribe Colombiano.

Salimos del puerto en una especie de lanchas motoras y surcamos el mar Caribe durante 45 minutos rumbo a las islas. Una vez allí, tuvimos tiempo de zambullirnos en una de sus playas junto a una pequeña marabunta de gente. Una de las excursiones que se podían disfrutar era snorkel junto al Oceanario plagado de tiburones.

Oceanário - Islas del Rosario - Objetivo Destino (7)

Cuando fuimos a apuntarnos ya no quedaban plazas y la guía nos recomendó esperar al día siguiente ya que éramos las únicas turistas que pasaríamos la noche en la isla, nos pondría las primeras en la lista. Sí, habéis leído bien, las únicas en la isla con los nativos.

Islas del Rosario - Objetivo Destino (3)

A la hora de comer, las bandejas rebosantes de langostas pasaban impregnando el aire de aroma a mar. Mis papilas gustativas todavía salivan cuando recuerdo el sabor de ese manjar.

Comida - Islas del Rosario - Objetivo Destino (10)

Y después de una pequeña siesta tendidas al sol de la playa, la gente empezó a formar filas para embarcar en las lanchas para el regreso al hotel, ¡menos nosotras, claro!

Empezamos a tomar conciencia de que nos estábamos quedando a solas con la naturaleza cuando desapareció la última lancha de nuestra vista. Y a partir de ahí empezó una de las aventuras más increíbles de mi vida. Como ya he dicho, no estábamos solas, la isla estaba habitada por nativos los cuales se ofrecieron para guiarnos con los botes a recorrer algunas de las islas.

Canoas - Islas del Rosario - Objetivo Destino (14)

Canoas - Islas del Rosario - Objetivo Destino (18)

Así que iniciamos la excursión a bordo de dos canoas con una primera parada en una isla ocupada enteramente por un resort que en ese momento estaba cerrado al público, Isla Cocoliso. Contar que hicimos un recorrido por esta isla y que terminamos siendo agasajadas con caipiriñas y cócteles en el bar de la piscina.

Una vez apagada la sed, nos llevaron a pequeñas casitas junto al mar para pedir prestado a familiares suyos los equipos de snorkel para todas nosotras, y con todo ello a navegar hasta una de las pequeñas islas perteneciente al Parque Natural Nacional y de imposible acceso para los que no fuesen nativos de la zona. Pudimos contemplar y rozar –con quemazos incluidos- el coral que se extendía por todo este conjunto de pequeñas islas, encontrándonos con langostas, morenas, peces de colores y, aunque no los llegamos a ver, un poco más lejos nadaban los tiburones.

Corales - Islas del Rosario - Objetivo Destino (96)

Corales - Islas del Rosario - Objetivo Destino (104)

Después de conseguir la pesca para la cena volvimos a la isla, a nuestras cabañas en primera línea, para prepararnos para el ágape. Fue servida por varias personas y constaba de langosta, patatas, arroz con coco y ensalada. Una vez terminamos la suculenta vianda y después de estar oyendo una especie de tambores por la isla durante toda la tarde, emprendimos camino junto a unos nativos hacia la parte más alta de la isla y allí nos encontramos con un pequeño poblado donde apenas se dejaban ver las mujeres, pero lleno de hombres y niños.

Poblado - Islas del Rosario - Objetivo Destino (37)

Nativos - Islas del Rosario - Objetivo Destino (48)

Los tambores resultaron ser una máquina de música de las que yo recordaba haber visto hacía muchos años en algún bar y que previo pago de una moneda seleccionábamos la música que queríamos escuchar. Conforme pasaba el tiempo iban llegando más personas, así que llegó un momento en que nos empezaron a saturar, todos querían bailar y hablar con nosotras y decidimos regresar a la zona de las cabañas.

Niños - Islas del Rosario - Objetivo Destino (43)

Una vez allí, y con la pulserita puesta, estuvimos departiendo y tomando caipiriñas hasta bien entrada la noche.

Las cabañas eran auténticas, por fuera eran rudimentarias pero su interior era muy confortable y moderno. Creo recordar que nos cayó un aguacero pero mi sueño profundo hace que no perciba las inclemencias del tiempo durante la noche.

Cabañas - Islas del Rosario - Objetivo Destino (55)

Al día siguiente cuando despertamos y asomamos a la naturaleza contemplamos el paraíso en toda su dimensión. Todo era en ese momento para nuestro deleite, ¡y qué espectáculo!

Islas del Rosario - Objetivo Destino (72)

Islas del Rosario - Objetivo Destino (68)

Islas del Rosario - Objetivo Destino (76)

Islas del Rosario - Objetivo Destino (80)

Anuncios

4 pensamientos en “Islas del Rosario en Colombia

  1. Pingback: Islas del Rosario en Colombia | Lenny en la Lluna

  2. Pingback: Islas del Rosario en Colombia | Noticias de mi Tierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s